sábado, 26 de julio de 2014

Yahweh: 10 cosas que significa Devocional John Piper 05/08

Éxodo 3:15: "Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Yahweh, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos"
El nombre de Dios casi siempre se traduce por SEÑOR (todo en mayúsculas) en las Biblias de habla Inglesa. Pero la palabra Hebrea se pronuncia algo así como "Yahweh", y se construye sobre la palabra que significa "Yo soy".

Al menos hay 10 cosas que el nombre Yahweh, "Yo soy" nos dice sobre Dios.

1) Él nunca tuvo un principio. Todos los niños preguntan: "¿Quién creó a Dios?" y todos los padres sabios dicen: "Nadie creó a Dios. Dios simplemente es. Y siempre fue. No tuvo principio".

2) Dios nunca tendrá fin. Si no llegó a ser, tampoco puede dejar de ser, porque está siendo.

3) Dios es la realidad absoluta. No hay realidad antes de Él. No hay realidad fuera de Él, a menos que el quiera crearla. Él es todo lo que había eternamente. No había espacio, ni universo, ni vacío. Solamente Dios.

4) Dios es completamente independiente. No depende de nada para hacerlo ser, o para apoyarlo o aconsejarlo o hacer de Él lo que es.

5) Todo lo que no es Dios depende totalmente de Dios. El universo entero es completamente secundario. Llegó a existir por Dios y sigue existiendo momento a momento por la decisión de Dios de que mantenerlo en existencia.

6) Todo el universo no es nada en comparación con Dios. La realidad dependiente y contingente, comparada con la realidad absoluta e independiente es como una sombra y su sustancia. Como el eco al trueno. Todo lo que nos asombra en el mundo y en las galaxias no es nada comparado con Dios.

7) Dios es constante. Él es el mismo ayer, hoy y siempre. No puede ser mejorado. No está convirtiéndose en nada. Él es quien es.

8) Dios es el estándar absoluto de verdad, bondad y belleza. No hay ningún libro de leyes en el que Él mire para saber lo que está bien. Ningún almanaque para establecer los hechos. Ningún gremio que determina lo que es excelente o bello. Él mismo es el estándar de lo que está bien, lo que es verdad, y lo que es hermoso.

9) Dios hace lo que le place y siempre está bien, siempre es hermoso, y siempre está de acuerdo con la verdad. Toda la realidad que está fuera de Él fue creada, diseñada y es gobernada por Él, que es la realidad absoluta. Por tanto es completamente libre de restricciones que no se originen en el consejo de su propia voluntad.

10) Dios es la realidad y persona más importante y valiosa del universo. Es más digno de interés, atención, admiración y disfrute que todas las otras realidades, incluyendo el universo al completo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/10-things-yahweh-means

viernes, 25 de julio de 2014

Tan seguro como que Dios es Fiel Devocional John Piper 04/08

Romanos 8:30: "Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó" 
Entre la eternidad pasada en la predestinación de Dios, y la eternidad futura en la glorificación de Dios, no se pierde nadie.

Nadie que haya sido predestinado para ser hijo deja de ser llamado. Nadie de los que han sido llamados deja de ser justificado. Y tampoco nadie de los que son justificados deja de ser glorificado. Es una cadena de acero inquebrantable de fidelidad divina al pacto.

Y por eso Pablo dice en Filipenses 1:6: "Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo"  y también en 1 Corintios 1:8-9: "el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor"

Estas son las promesas de nuestro Dios, quien no puede mentir. Aquellos que han nacido de nuevo están tan seguros como que Dios es fiel.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/as-secure-as-god-is-faithful

jueves, 24 de julio de 2014

¿Por qué tienes un cuerpo? Devocional John Piper 3/08

1 Corintios 6:20: "Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo"
Dios no creó el universo físico y material simplemente porque sí. Tenía un propósito, y este era añadir nuevas formas en que su gloria sería manifestada. Salmos 19:1 dice: "Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos".

Nuestros cuerpos encajan en la categoría de elementos físicos que Dios creó con el propósito de manifestar su gloria. Dios no va a retroceder en su plan de glorificarse a través de los seres humanos y los cuerpos humanos.

¿Por qué se molesta Dios en ensuciar sus manos, por así decirlo, con nuestra carne corruptible y manchada por el pecado para reestablecerla en un cuerpo resucitado y revestirla de inmortalidad? La respuesta es porque su Hijo pagó el precio de la muerte para que el propósito que tenía el Padre para el universo material se cumpliese, para que el Padre fuese glorificado en él, incluyendo nuestros cuerpos, por siempre y para siempre.

Eso es lo que este texto dice: "habéis sido comprados por precio (la muerte de su Hijo), glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo". Dios no va a desechar o deshonrar la obra de su Hijo. Dios honrará la obra de su Hijo levantando nuestros cuerpos de la muerte, y utilizará nuestros cuerpos para glorificarle, por siempre y para siempre.

Esa es la razón por la que ahora tienes un cuerpo, y ese es el por qué será resucitado para que sea como el cuerpo glorioso de Cristo.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/why-you-have-a-body

martes, 22 de julio de 2014

Ya no me asusta la muerte Devocional John Piper 02/08

Hebreos 2:14-15: "Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre"
¿Cómo hace Cristo para librarnos del temor a la muerte? ¿Cómo hace para dejarnos libres para vivir con el tipo de abandono amoroso que deja los bienes, la parentela y también esta vida mortal?

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre

El término "hijos" se toma del versículo previo y se refiere a la descendencia espiritual de Cristo, el Mesías. Estos son también los "hijos de Dios". En otras palabras, al enviar a Cristo, Dios tiene en mente de forma especial la salvación de sus "hijos".

Él también participó de lo mismo [de sangre y carne]

El Hijo de Dios, que existió antes de encarnarse como el Verbo eterno (ver Juan 1:1), tomo la forma de carne y sangre y revistió su divinidad con humanidad. Se convirtió completamente en hombre, y siguió siendo completamente Dios.

Por medio de la muerte

La razón por la que Cristo se hizo humano, fue la de morir. Como Dios preencarnado, no podía morir por los pecadores. Pero uniéndose a la carne y a la sangre, sí podía. Su objetivo era morir, por eso tuvo que nacer como humano.

Para destruir al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo

Al morir, Cristo quitó los colmillos al diablo. ¿Cómo? Cubriendo todo nuestro pecado (ver Hebreos 10:12). Esto significa que Satanás no tiene bases legítimas para acusarnos delante de Dios. Romanos 8:33 dice "¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica". ¿En base a qué nos justifica? A través de la sangre de Jesús (ver Hebreos 9:14 y Romanos 5:9).

El arma final que Satanás tiene contra nosotros es nuestro propio pecado. Si la muerte de Jesús se lleva el pecado, el arma principal del diablo le ha sido quitada de las manos. En ese sentido, el diablo ha quedado sin poder.

Y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre

Por tanto somos liberados del miedo a la muerte. Dios nos ha justificado. Frente a nosotros, solamente hay gracia por venir. Satanás no puede anular ese decreto. Y Dios quiere que esa seguridad definitiva tenga un efecto inmediato sobre nuestras vidas. Quiere que ese final feliz se lleve de nosotros la esclavitud y el miedo al presente.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/afraid-of-death-no-more

Nuestra debilidad revela Su valor Devocional John Piper 01/08

2 Corintios 12:9: "Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad"
El plan de Dios para el sufrimiento es que magnifique el valor y poder de Jesús. Y esto es gracia, porque el mayor gozo de los cristianos es ver a Cristo magnificado en nuestras vidas.

Cuando el Señor Jesús le dijo a Pablo que su "aguijón en la carne" no le sería quitado, también le dio apoyo a Pablo explicándole el por qué. El Señor le dijo en 2 Corintios 12:9: "Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad". Dios dispuso que Pablo fuese débil para que Cristo se viese fuerte en nombre de Pablo.

Si nos sentimos y parecemos autosuficientes, seremos nosotros y no Cristo los que nos llevemos la gloria. Así que Cristo elige hacer débiles las cosas del mundo "a fin de que nadie se jacte en su presencia" (ver 1 Corintios 1:29). Y a veces debilita a personas aparentemente fuertes para que el poder divino sea más evidente.

Sabemos que Pablo experimentaba esto como una gracia porque se regocijaba. En 2 Corintios 12:9-10 dice: "Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte".

Vivir por fe en la gracia de Dios significa estar satisfecho con todo lo que Dios es para nosotros en Jesús. Por tanto, la fe no va a retroceder de aquello que revela y magnifica todo lo que Dios es para nosotros en Jesús. Y eso es lo que nuestra propia debilidad y sufrimiento hacen.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/our-weakness-reveals-his-worth

lunes, 21 de julio de 2014

El sufrimiento que aplasta la fe Devocional John Piper 31/07

Marcos 4:16:17: "No tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan"

El sufrimiento destroza la fe de algunos, en lugar de edificarla. Jesús sabía esto y lo describió en la parábola del sembrador y los cuatro terrenos. Algunos escuchan la Palabra y la reciben con gozo, pero luego el sufrimiento hace que se aparten.

Así que la aflicción no siempre hace la fe más fuerte. A veces aplasta la fe. Y entonces las palabras paradójicas de Jesús se vuelven ciertas. Como dice en Marcos 4:25 " al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará"

Esto nos llama a soportar el sufrimiento con una fe firme en la gracia venidera, de tal forma que nuestra fe se haga más fuerte, y no se acabe demostrando que es vana (ver 1 Corintios 15:2). En Marcos 4:25 dice también: " Porque al que tiene, se le dará". Conocer el diseño de Dios en el sufrimiento es uno de los medios principales para crecer a través del sufrimiento.

Si crees que el sufrimiento no tiene sentido, o que Dios no tiene el control, o que es caprichoso o cruel, entonces el sufrimiento te apartará de Dios, en lugar de apartarte de todo lo demás que no es Dios, como debería hacerlo. Así que es crucial que la fe en la gracia de Dios incluya creer que el da gracia a través del sufrimiento.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/suffering-that-crushes-faith

domingo, 20 de julio de 2014

El sufrimiento que fortalece la fe. Devocional 30/07

Santiago 1:2-3: "Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia"

Aunque parezca extraño, uno de los propósitos principales de ser zarandeado por el sufrimiento, es hacer que nuestra fe sea más inamovible.

La fe es como el tejido muscular: si la esfuerzas al límite, se hace más fuerte y no más débil. Eso es lo que Santiago quiere decir en estos versículos. Cuando tu fe es amenazada, probada, y estirada hasta el punto de casi romperse, el resultado es una capacidad mayor para resistir.

Dios ama tanto la fe que la probará hasta el límite para conservarla pura y fuerte. Por ejemplo lo hizo con Pablo, como dice en 2 Corintios 1:8-9,

Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida. Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos;
Las palabras "para que" muestran que había un propósito en este sufrimiento extremo: era para que Pablo no confiase en sí mismo o sus recursos, sino en Dios, específicamente en la gracia venidera de Dios en resucitar a los muertos.

Dios valora tanto una fe de todo corazón que, en su gracia, quitará todas las demás cosas del mundo en las que nos podemos sentir tentados a confiar, incluso la vida misma. El objetivo de Dios es que nuestra confianza en que Él mismo es todo lo que necesitamos, se vuelva más profunda y fuerte.

Dios quiere que podamos decir junto con el Salmista (en Salmos 73:25-26): "¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre."

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/suffering-that-strengthens-faith

sábado, 19 de julio de 2014

El plan de Dios para los mártires Devocional John Piper 29/07

Apocalipsis 6:11: "Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos"
Durante casi trescientos años, el cristianismo creció en una tierra humedecida en la sangre de los mártires.

Hasta el emperador Trajano, alrededor del 98 después de Cristo, la persecución estaba permitida pero no era legal. Desde Trajano a Decio (alrededor del año 250), la persecución era legal, pero mayormente local. Desde Decio, que odiaba a los cristianos y temía el impacto de estos en sus reformas, hasta el primer edicto de tolerancia en el año 311, la persecución no fue solamente legal, sino extendida y generalizada.

Un escritor nos describe la situación en este tercer periodo así:

El terror se esparcía por todas partes a través de las congregaciones, y el número de los lapsi (los que renunciaban a su fe cuando eran amenazados) era enorme. Sin embargo no había escasez de aquellos que se mantenían firmes y sufrían el martirio antes que ceder. Y mientras la persecución se hacía mayor y más intensa, el entusiasmo de los Cristianos y su poder de resistencia se hacía más y más fuerte.
Así que durante trescientos años, ser cristiano fue un acto de un inmenso riesgo para tu vida, posesiones y familia. Era una prueba de aquello que amabas más. Y el extremo de esa prueba era el martirio.

Y sobre el martirio estaba un Dios soberano que decía que había un número asignado. Estos mártires tenían un papel especial que jugar en la implantación y el fortalecimiento de la iglesia. Tenían un papel especial a la hora de acallar la boca de Satanás, que constantemente dice que el pueblo de Dios le sirve solamente porque hace su vida mejor (Job 1:9-11).

El martirio no es algo accidental. No es algo que tome a Dios desprevenido. No es algo inesperado, y desde luego, no es una derrota estratégica para la causa de Cristo.

Puede que se vea como una derrota, pero forma parte de un plan del cielo. Un plan que ningún estratega humano podría jamás concebir o diseñar. Y triunfará para todos aquellos que perseveran hasta el final por fe en la gracia de Dios.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/god-s-plan-for-martyrs

viernes, 18 de julio de 2014

Por qué no desmayamos Devocional John Piper 28/07

2 Corintios 4:16: "Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día"

Pablo no podía ver igual de bien que antes, y no había gafas. No podía oír igual que antes, y no había aparatos de audición. Tampoco se recuperaba de los azotes igual que antes, y no había antibióticos. Sus fuerzas al caminar de ciudad en ciudad no aguantaban igual que antes. Podía ver las arrugas en su cara y en su cuello. Su memoria no era igual de buena, y él admitía que todo esto era una amenaza para su fe, su gozo, y su ánimo.

Pero no desmayaba ¿por qué?

No desmayaba porque su hombre interior estaba siendo renovado. ¿Cómo?

La renovación de su corazón viene de algo muy extraño: viene de mirar hacia lo que no puede ver.

2 Corintios 4:18 dice:

No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.
Esta es la forma en que Pablo no desmayaba: mirando lo que no se puede ver. ¿Qué es lo que veía?

Unos cuantos versículos más tarde, en 2 Corintios 5:7 dice: "porque por fe andamos, no por vista". Esto no quiere decir que saltaba hacia la oscuridad sin ninguna evidencia de lo que habría allí. Lo que significa es que, las más preciosas e importantes realidades en el mundo están más allá de nuestros sentidos físicos.

Miramos esas cosas invisibles a través del Evangelio. Fortalecemos nuestros corazones y renovamos nuestros ánimos fijando nuestra mirada en la verdad invisible y objetiva que podemos ver en el testimonio de aquellos que vieron a Cristo cara a cara.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/why-we-don-t-lose-heart

jueves, 17 de julio de 2014

Si no luchas contra la lujuria. Devocional John Piper 27/07

1 Pedro 2:11: "absteneos de los deseos carnales que batallan contra el alma"
Cuando confronté a un hombre acerca del adulterio en el que estaba, intenté entender su situación y le rogué que volviese con su esposa. Luego le dije, "Ya sabes, Jesús dice que si no luchas contra este pecado con el tipo de seriedad que está dispuesta a sacarse un ojo, irás al infierno, y sufrirás allí para siempre".

Como él profesaba ser cristiano, me miró con una incredulidad completa, como si no hubiese escuchado nunca en su vida nada igual, y dijo: "¿Quiere decir que piensa que una persona puede perder la salvación?".

Así que he aprendido una y otra vez, por experiencias de primera mano, que hay muchos que dicen ser cristianos y tienen una visión de la salvación que los desconecta de la vida real, una visión que anula para ellos las amenazas de la Biblia, y que pone a la persona pecadora que dice ser cristiana más allá del alcance de las advertencias bíblicas. Creo que esta visión de la vida cristiana está haciendo sentir cómodas miles de personas que están en el camino ancho que lleva a la perdición (ver Mateo 7:13).

Jesús dijo que si no luchas contra la lujuria, no vas a ir al cielo. No dijo que los santos siempre lo consigan. El asunto es que nos propongamos luchar, no que lo consigamos de forma perfecta.

Lo que está en juego es mucho mayor que si el mundo explota por mil misiles de largo alcance, o si los terroristas ponen una bomba en tu ciudad, o si el calentamiento global funde el hielo, o si el SIDA arrasa las naciones. Todas estas calamidades solamente pueden matar el cuerpo. Pero si no luchamos contra la lujuria, perderemos nuestras almas.

Pedro dice que las pasiones de la carne libran guerra contra nuestras almas. Lo que está en juego en esta guerra es mucho mayor que lo que hay en cualquier amenaza de guerra o terrorismo. El apóstol Pablo hizo una lista en (Colosenses 3:5-6) "Fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia" luego dijo "cosas por las cuales la ira de Dios viene". Y la ira de Dios es inmensamente más terrible que la ira de todas las naciones juntas.

Que Dios nos de gracia para tomar en serio nuestras almas y las de otros, y para mantener la lucha.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/if-you-don-t-fight-lust

Lo que significa amar al dinero Devocional John Piper 26/07

1 Timoteo 6:10: "porque raíz de todos los males es el amor al dinero"
¿Qué quería decir Pablo cuando escribió esto? No puede ser que quisiera decir que el dinero siempre está en nuestra mente al pecar, porque hay un montón de pecado que sucede cuando no estamos pensando en dinero.

Mi sugerencia es que quería decir que todos los males en el mundo vienen de un tipo de corazón, es decir, del tipo de corazón que ama el dinero.

Ahora bien, ¿que significa amar el dinero? no significa amar los verdes billetes, las monedas de cobre o los siclos de plata. Para saber lo que significa amar al dinero, tienes que preguntarte ¿qué es el dinero? Yo respondería a esta pregunta así: El dinero simplemente es un símbolo que representa los recursos humanos. El dinero representa lo que puedes obtener de los hombres en lugar de Dios.

Dios trabaja con una divisa de gracia, no con dinero. Isaías 55:1 dice: "A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed". El dinero es la divisa de los recursos humanos. Así que un corazón que ama el dinero es aquel que pone su esperanza, busca sus placeres, y pone su confianza en lo que los recursos humanos pueden ofrecer.

Por tanto el amor al dinero es virtualmente lo mismo que la fe en el dinero, la creencia (la confianza, la seguridad) de que el dinero suplirá tus necesidades y te hará feliz.

El amor al dinero es la alternativa a la fe en la gracia venidera de Dios. Es la fe en los recursos humanos venideros. Por eso, el amor al dinero, o la confianza en el dinero, es lo que está detrás de la incredulidad en las promesas de Dios. Jesús dijo en Mateo 6:24: "Ninguno puede servir a dos señores ...No podéis servir a Dios y a las riquezas".

No se puede confiar en Dios y en el dinero al mismo tiempo. Creer en uno es no creer en el otro. Un corazón que ama el dinero, que cuenta con el dinero para ser feliz, no cuenta con la gracia venidera de Dios para satisfacerse.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/what-it-means-to-love-money

La estrategia de Satanás y tu defensa Devocional 25/07

1 Pedro 5:9: "al cual resistid firmes en la fe"
Los dos grandes enemigos de nuestras almas son el pecado y Satanás. Y el pecado es el peor enemigo, porque es la única forma en que Satanás puede destruirnos: haciéndonos pecar.

Puede que Dios le de cabida suficiente para tratarnos ásperamente, como hizo con Job, o incluso para matarnos, como hizo con los santos de Esmirna (ver Apocalipsis 2:10). Pero Satanás no puede condenarnos o robarnos la vida eterna. La única forma en que puede hacernos un daño definitivo es influenciándonos para que pequemos. Y eso es exactamente lo que trata de hacer.

Así que el principal negocio de Satanás es defender, promocionar, ayudar, hacer brillar y confirmar nuestra inclinación a pecar.

Lo vemos en Efesios 2:1-2: "estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, ... conforme al príncipe de la potestad del aire". El pecado se conforma con el poder de Satanás en el mundo. Cuando consigue traer la maldad moral, es a través del pecado. Cuando pecamos, nos movemos en su influencia, y nos ponemos de acuerdo con él. Cuando pecamos, damos "lugar al diablo" como dice Efesios 4:27.

La única cosa que puede condenarnos en el día del juicio son los pecados no perdonados, ni las enfermedades, ni las aflicciones, ni las persecuciones, intimidaciones, apariciones o pesadillas pueden condenarnos. Satanás lo sabe. Por tanto su enfoque principal no es ver cómo asusta a los cristianos con fenómenos extraños (aunque existen bastantes), sino ver como corrompe a los cristianos con novedades inútiles y malos pensamientos.

Satanás quiere atraparnos en un tiempo en que nuestra fe no esté firme, cuando está vulnerable. Tiene sentido que la misma cosa que Satanás quiere destruir es también el medio para resistir sus esfuerzos. Es por eso que Pedro dice: "resistid, firmes en la fe" . Es también por lo que Pablo dice que el "escudo de la fe" puede "puede apagar todos los dardos de fuego del maligno" (ver Efesios 6:16).

La manera de atajar al diablo es fortalecer aquello que más quiere destruir: tu fe.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/satan-s-strategy-and-your-defense

miércoles, 16 de julio de 2014

Jesús guarda a sus ovejas. Devocional John Piper 24/07

Lucas 22:31-32: "Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos"
Aunque Pedro falló miserablemente, la oración de Jesús lo preservó de la ruina completa. Pedro fue traído a un llanto amargo y restaurado al gozo y la valentía de Pentecostés. De la misma forma Jesús está intercediendo por nosotros hoy mismo, para que nuestra fe no falle (ver Romanos 8:34).

Jesús prometió que sus ovejas serían preservadas y que nunca perecerían. Juan 10:27-28 dice: "Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano".

La razón de esto es que Dios obra para preservar la fe de las ovejas: Filipenses 1:6 dice: "el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo".

No se nos deja solos a la hora de luchar la batalla de la fe. Filipenses 2:13 dice: "Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad".

La Palabra de Dios te asegura que, si eres su hijo, él te "hará apto en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo" (Hebreos 13:21).

Nuestra perseverancia en al fe y en el gozo está de manera decisiva y final en las manos de Dios. Sí, nosotros hemos de luchar, pero esa misma lucha es lo que Dios "obra en nosotros". Y ciertamente lo hará, porque como dice Romanos 8:30: "y a los que justificó, a estos también glorificó".

No perderá ninguno de los que ha traído a la fe y ha justificado.


Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/jesus-keeps-his-sheep

martes, 15 de julio de 2014

Deseos pecaminosos: Como desafiarlos Devocional John Piper 23/07

Hebreos 11:24-26: "Por la fe Moisés ... rehusó ... gozar de los deleites temporales del pecado ... porque tenía puesta la mirada en el galardón"
La fe no se contenta con los "deleites temporales". Está hambrienta de gozo. Y la Palabra de Dios dice en Salmos 16:11 "En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre". Así que la fe nunca se ve desviada hacia el pecado. No abandonará tan fácilmente su búsqueda del máximo gozo.

El papel de la Palabra de Dios es alimentar el apetito por Dios de la fe. Y al hacer esto, desteta nuestro corazón del engañoso sabor de la lujuria.

Al principio, la lujuria comienza a engañarnos haciendo sentir que nos perderemos una gran satisfacción si seguimos la senda de la pureza. Pero entonces tomamos la espada del Espíritu y comenzamos a luchar.

* Leemos que es mejor sacarse un ojo que tener lujuria (en Mateo 5:29).

* Leemos que si pensamos en cosas puras, amables y de buen nombre, la paz de Dios estará con nosotros (Filipenses 4:8).

* Leemos que poner la mente en la carne trae muerte, pero poner la mente en el Espíritu trae vida y paz (Romanos 8:6)

* Leemos que los deseos carnales hacen guerra contra el alma (1 Pedro 2:11), y que los placeres de esta vida ahogan la vida del Espíritu (Lucas 8:14).

* Pero, lo mejor de todo, es que leemos que Dios no quitará el bien a los que andan en integridad (Salmos 84:11), y que los de limpio corazón verán a Dios (Mateo 5:8).

Mientras oramos para que nuestra fe se satisfaga con la paz y la vida de Dios, la espada del Espíritu quita la cobertura de azúcar del veneno de la lujuria. Entonces la vemos como ella es. Y por la gracia de Dios, su atrayente poder queda roto.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-to-defy-sinful-desire

Depresión Espiritual: Predícate a ti mismo Devocional John Piper 22/07

Salmos 42:11: "¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío"
Hemos de aprender a luchar contra el abatimiento. Se trata de una lucha de fe en la gracia venidera. Se lucha predicando la verdad a nosotros mismos acerca de Dios y su futuro prometido.

Eso es lo que hace el salmista en el Salmo 42. El salmista predica a su alma turbada. Se reprende a sí mismo y argumenta consigo mismo. Y su argumento principal es la gracia venidera: "¡La esperanza en Dios!" - Confía en lo que Dios será para ti en el futuro. Un día de alabanza viene de camino. La presencia del Señor será toda la ayuda que necesites. Y Él ha prometido estar con nosotros para siempre".

Martyn Lloyd Jones creía que este tema de predicarnos la verdad a nosotros mismos acerca de la gracia venidera de Dios, era de vital importancia a la hora de vencer la depresión espiritual.

Decía:

¿Te has dado cuenta de que la mayoría de la infelicidad en la vida se debe al hecho de que estás escuchándote a ti mismo en lugar de hablarte a ti mismo? Mira esos pensamientos que vienen a ti cuando te despiertas en la mañana. No los has originado tu, pero comienzan a hablarte, te traen de nuevo los problemas del ayer, etc. Alguien está hablando ... ¡Te estás hablando a ti mismo!

Luchar contra el abatimiento es luchar por creer las promesas de Dios. Y ese creer en la gracia venidera de Dios viene de escuchar la Palabra. Así que predicarnos a nosotros mismos es algo que está en el corazón de la batalla.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/preach-to-yourself

Luchar contra el desánimo, algunos modelos. Devocional 21/07

Salmos 36:26: "Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre"

El verbo literalmente es desfallecer: "¡Mi carne y mi corazón desfallecen!" ¡Estoy abatido! ¡Estoy desanimado! Pero inmediatamente después contraataca contra el abatimiento: "Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre".

El salmista no cede. Contraataca la incredulidad.

En esencia está diciendo "En mi interior me siento débil e inútil, incapaz de dar la talla. Mi cuerpo está derrotado y mi cabeza casi muerta. Pero sea cual sea la razón para este abatimiento, no cederé. Confiaré en Dios y no en mí mismo. Él es mi fuerza y mi porción".

La Biblia está llena de ejemplos de santos que luchan contra un espíritu hundido. El Salmo 19:7 (LBLA) dice: "La ley del SEÑOR es perfecta, que restaura el alma". Esto es una admisión clara de que el alma de los santos a veces necesita ser restaurada. Y si necesita ser restaurada, es porque en cierto sentido estaba "muerta".

David dice lo mismo en el Salmo 23:2-3 "Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma". El alma de este hombre "conforme al corazón de Dios" (ver 1 Samuel 13:14) necesitaba ser confortada. Estaba muriendo de sed y a punto de caer exhausto, pero Dios llevó su alma a las aguas y le dio vida de nuevo.

Dios puso estos testimonios en la Biblia para que los utilicemos en la lucha contra la incredulidad del abatimiento.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/models-for-combating-discouragement



Gracia para toda necesidad. Devocional John Piper 20/07

Salmos 86:16: "Mírame, y ten misericordia de mí; Da tu poder a tu siervo"
La gracia venidera es un ruego constante de los salmistas que oraban. Oraban pidiéndola una y otra vez, para satisfacer toda necesidad. Dejan ejemplo a todos los santos acerca de la dependencia diaria en la gracia venidera para toda exigencia que se presente.

* El clamor pidiendo gracia cuando se necesita ayuda: Salmos 30:10 "Oye, oh Yahweh, y ten misericordia de mí; Yahweh, sé tú mi ayudador"

* La petición cuando somos débiles: Salmos 86:16 "Mírame, y ten misericordia de mí; Da tu poder a tu siervo"

* Cuando necesitamos ser sanados: Salmos 6:2 "Ten misericordia de mí, oh Yahweh, porque estoy enfermo; Sáname, oh Yahweh"

* Cuando estamos afligidos por los enemigos: Salmos 9:13 "Ten misericordia de mí, Yahweh; Mira mi aflicción que padezco a causa de los que me aborrecen"

* Cuando estamos solos Salmos 25:16 "Mírame, y ten misericordia de mí, Porque estoy solo y afligido"

* Cuando estamos tristes Salmos 31:9 "Ten misericordia de mí, oh Yahweh, porque estoy en angustia; Se han consumido de tristeza mis ojos"

* Cuando hemos pecado: Salmos 41:4 "Yo dije: Yahweh, ten misericordia de mí; Sana mi alma, porque contra ti he pecado"

* Cuando anhelamos ver el nombre de Dios exaltado entre las naciones Salmos 67:1-2: "Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga ...Para que sea conocido en la tierra tu camino"

Sin lugar a dudas, la oración es la gran conexión de fe entre el alma del santo y la promesa de la gracia venidera. Si Dios quería sostener el ministerio mediante la oración, entonces el ministerio debe ser sostenido por la fe en la gracia venidera.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/grace-for-every-need

El tiempo de Dios es perfecto. Devocional John Piper 19/07

Hebreos 4:16: "Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro"
Todo ministerio está en el futuro, ya sea a un momento, un mes, un año o una década de distancia. Tenemos tiempo de sobra para inquietarnos por ser poco adecuados para ello. Cuando llega, hemos de dirigirnos a la oración.

La oración es la forma de fe que nos conecta hoy con la gracia que nos hará adecuados para el ministerio de mañana. El tiempo lo es todo.

Pero ¿qué sucede si la gracia llega demasiado pronto o demasiado tarde?. El punto aquí es que eso no va a suceder porque se trata de gracia para el "oportuno socorro". Oportuno significa "justo a tiempo".

La oración es la forma que tenemos de encontrar gracia venidera para una ayuda oportuna. Esta gracia siempre llega del "trono de la gracia" a tiempo. La frase "trono de la gracia" significa que la gracia venidera viene del Rey del Universo, que establece los tiempos por su propia autoridad (como dice en Hechos 1:8).

Su tiempo es perfecto, pero el nuestro, rara vez lo es. Salmos 90:4 dice: "Porque mil años delante de tus ojos Son como el día de ayer, que pasó". A nivel global, Él establece los tiempos para que se levanten y caigan las naciones (ver Hechos 17:26). A nivel personal, como dice Salmos 31:15: "En tu mano están mis tiempos".

Cuando nos preguntamos acerca del tiempo de la gracia venidera, hemos de pensar en el "trono de la gracia". No hay nada que pueda impedir el plan de Dios para enviar la gracia cuando sea mejor para nosotros. La gracia venidera siempre es oportuna.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/his-timing-is-perfect

viernes, 11 de julio de 2014

La gracia de Dios en los dones espirituales Devocional John Piper 18/07

1 Pedro 4:10: "Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios"
La gracia venidera es una "gracia multiforme". Viene en muchos colores, tamaños y formas. Esta es una de las razones por las que los dones espirituales en la iglesia son tan diversos. El prisma de tu vida reflejará uno de los colores de gracia que nunca podrá reflejar mi prisma.

Hay tantas gracias venideras como necesidades en el cuerpo de Cristo, y más. El propósito de los dones espirituales es recibir y dispensar la gracia venidera de Dios a esas necesidades.

Pero alguien podría decir "¿Por qué citas a pedro para referirte a la gracia venidera? Acaso los administradores de una casa no administran el depósito que ya tienen en las manos?".

La razón principal por la que considero que Pedro se refiere a la gracia venidera es que el siguiente versículo ilustra como funciona esto, y se refiere a suministros continuados de gracia futura. Dice en 1 Pedro 4:11: "Si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da".

Cuando cumples con tu don espiritual sirviendo a alguien mañana, le estás sirviendo "conforme al poder que Dios da" mañana. La palabra es da, no dio.

Dios continúa día a día, momento a momento, suministrando el "poder" conforme al cual ministramos.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/god-s-grace-in-spiritual-gifts

El poder para dar testimonio de Cristo Devocional John Piper 17/07

Hechos 4:33: " Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos"
Si nuestro ministerio consiste en dar testimonio de Cristo mañana en una situación antipática, la clave no va a ser lo brillantes que seamos, sino que va a ser la abundante gracia venidera.

De todas las personas, los apóstoles parecieran ser los que menos ayuda necesitaban para dar un testimonio irresistible del Cristo resucitado. Habían estado con Él tres años. Le habían visto morir. Le habían visto vivo. Tenían un arsenal de testimonio con "muchas pruebas" como dice Hechos 1:3. Podrías pensar que, de entre toda la gente, su ministerio de testimonio se sostendría a sí mismo en esos primeros días sobre la fuerza de las glorias pasadas, que todavía estaban frescas.

Pero no es eso lo que nos cuenta el libro de los Hechos. El poder para dar testimonio con fidelidad y efectividad no vino principalmente de los recuerdos de la gracia, o de las reservas de conocimiento; vino de las nuevas entregas de "abundante gracia". Así fue para los apóstoles y así es para nosotros en nuestro ministerio de testificar.

Las señales y prodigios que Dios pueda mostrar para amplificar nuestro testimonio de Cristo, vendrán de la misma forma que vinieron para Esteban. Leemos en Hechos 6:8: "Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo".

Hay una gracia venidera extraordinaria y un poder en el que podemos apoyarnos en las crisis especiales de necesidad en el ministerio. Se trata de un acto de poder fresco por el que Dios "da testimonio a la Palabra de su Gracia" (ver Hechos 14:3, y también Hebreos 2:4). La gracia de poder da testimonio a la gracia de verdad.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/the-power-to-profess-christ

Energía para las tareas diarias Devocional John Piper 16/07

Filipenses 2: 12-13: "ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad"
Dios es el trabajador decisivo. El dispone y trabaja por su buena voluntad, pero creer esto no hace que los cristianos sean pasivos, sino que hace que estén esperanzados, que tengan energía y buen ánimo.

Cada día es un trabajo que hay que hacer en nuestro ministerio especial. Pablo nos ordena trabajar para cumplirlo. Pero nos cuenta cómo hacerlo en las fuerzas de la gracia venidera. Dice: creed la promesa de que en este día Dios estará trabajando en vosotros para que queráis y obréis por su buena voluntad.

Es Dios mismo, llegando con toda gracia en cada momento, el que trae el futuro hasta el presente. Pablo no se enfoca en la gratitud por la gracia del pasado cuando explica cómo él mismo "trabajó más que todos ellos". Es gracia fresca la que viene para cada nueva victoria en su labor misionera.

El poder de la gracia venidera es el del Cristo vivo, que siempre está ahí para trabajar por nosotros en cada momento futuro al que lleguemos. Por eso cuando Pablo describe el efecto de la gracia de Dios que estaba con él, dice en Romanos 15:18: "No osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras".

Así pues, como él no osaría hablar de nada, sino de lo que Cristo ha hecho por medio de su ministerio, y aun así, de hecho habla de lo que la gracia cumplió a través de su ministerio (ver 1 Corintios 15:10), esto debe significar que el poder de la gracia es el poder de Cristo.

Y eso a su vez significa que el poder que necesitamos para ministrar mañana es la gracia venidera del Cristo omnipotente, que siempre estará ahí para nosotros, listo para darnos el querer y para trabajar por su buena voluntad.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/energy-for-today-s-to-dos

Trabajamos por la gracia Devocional John Piper 15/07

1 Corintios 15:10: "Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo"
Pablo se dio cuenta de que la primera parte de este versículo podría ser malinterpretada, por eso continúa diciendo "pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo".

Este texto no dice que Pablo estuviese obedeciendo a Cristo por gratitud la gracia que le había sido dada en el pasado. Lo que dice es que, en cada momento, la gracia venidera de Dios era la que hacía posible el trabajo de Pablo.

Nos podríamos preguntar: ¿De verdad dice eso? ¿no dice simplemente que la gracia de Dios trabajaba con Pablo? no, dice más que eso. Tenemos que ponernos de acuerdo con las palabras, Pablo dice "pero no yo". Pablo quiere exaltar la gracia de Dios que viene momento a momento, de tal forma que quede claro que el mismo Pablo no es el autor decisivo de su trabajo.

Sin embargo, si que lo hace, ya que dice "he trabajado más que todos ellos". El trabajaba. Pero también decía que era la gracia de Dios con él.

Así que si ponemos en pie todas las partes de este versículo, el resultado final es este: La gracia es la hacedora decisiva en el trabajo de Pablo. Como Pablo también es un hacedor de su trabajo, la forma en que la gracia se convierte en  decisiva es siendo el poder que da capacidad a Pablo para hacer el trabajo.

Lo que creo que esto significa es que Pablo enfrentaba cada día la carga del ministerio, y cada día inclinaba su cabeza y confesaba que, a menos que se le diera gracia para el trabajo del día, no sería capaz de hacerlo.

Pablo recordaba las palabras de Jesús en Juan 15:5: "separados de mí nada podéis hacer". Así que oraba por la gracia venidera para el día, y confiaba en la promesa de que llegaría con poder. Como dice Filipenses 4:19: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús."

Luego obraba con todas sus fuerzas.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/we-work-by-grace

El ministerio. Más importante que la vida Devocional John Piper 14/07

Hechos 20:24: "Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios"
De acuerdo con el Nuevo Testamento, "ministrar" es lo que hacen los cristianos. Las pastores tienen la labor de equipar a los santos para la obra del ministerio (Efesios 4:12). Pero los cristianos ordinarios son los que realizan el ministerio.

Las formas que toma el ministerio son tan variadas como los mismos cristianos. No se trata de un oficio como el de anciano o diácono, sino de un estilo de vida dedicado a exaltar a Cristo.

Quiere decir que "hacemos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe" (como dice en Gálatas 6:10). Ya sea que nuestra profesión sea banquero o albañil, tenemos el objetivo de hacer avanzar la fe y la santidad de otras personas.

Cumplir tu ministerio es más importante que permanecer con vida. Esta convicción es lo que hace que sea tan inspirador ver las vidas de la gente que se dedica radicalmente. La mayoría de ellos hablan como lo hacía Pablo acerca de su ministerio en Hechos 20. Llevar a cabo el ministerio que Dios nos da es más importante que la vida.

Puede que pienses que necesitas salvar tu vida para poder llevar a cabo tu ministerio. Por el contrario, el como pierdes tu vida puede ser la piedra angular de tu ministerio. Ciertamente así fue para Jesús, que estaba en sus treinta cuando la perdió.

No tenemos que inquietarnos acerca de mantenernos vivos para poder finalizar nuestro ministerio. Solamente Dios conoce el tiempo de servicio que tenemos asignado.

Henry Martyn tenía razón cuando dijo: " Si [Dios] tiene trabajo para mí, no puedo morir". En otras palabras, soy inmortal hasta que mi obra esté hecha. Por tanto el ministerio es más importante que la vida.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/ministry-more-important-than-life

¿Qué te impulsa a ministrar? Devocional John Piper 13/07

Gálatas 6:8: "Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna"

La fe tiene un apetito insaciable por experimentar tanto de la gracia de Dios como sea posible. Por eso, la fe presiona hacia el río donde la gracia de Dios fluye con más libertad, que es el río del amor.

¿Qué otra fuerza nos impulsaría a alejarnos de nuestro cómodo salón y a tomar sobre nosotros las inconveniencias y los sufrimientos que requiere el amor?

¿Qué nos iba a impulsar a ...

* Saludar a los extraños cuando sentimos tímidez?

* A ir donde un enemigo a rogar por una reconciliación cuando nos sentimos indignados?

* A diezmar cuando nunca lo hemos intentado?

* A hablar a nuestros compañeros acerca de Cristo?

* A invitar a los nuevos vecinos a un estudio Bíblico?

* A ir a otras culturas con el Evangelio?

* A crear un nuevo ministerio para alcohólicos?

* A pasar la tarde conduciendo una furgoneta?

* A invertir una mañana entera para orar por la renovación?

Ninguno de estos costosos actos de amor sucede simplemente. Son impulsados por un nuevo apetito, el apetito de la fe por la experiencia completa de la gracia de Dios.

Creo que es a esto a lo que Pablo se refería cuando dijo que deberíamos "sembrar para el Espíritu" en Gálatas 6:8. Por fe, debemos poner las semillas de nuestra energía en los surcos donde sabemos que el Espíritu obra para traer fruto - los surcos del amor.

Tengamos fe para sembrar nuestras energías en amar.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/what-moves-you-to-minister

¿Te sientes culpable? La fe expulsa la culpa, la codicia y el temor Devocional John Piper 12/07

1 Timoteo 1:5: "Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida"
La fe en la gracia de Dios expulsa del corazón los poderes del pecado que obstaculizan el amor.

Si nos sentimos culpables, tendemos a revolcarnos en una depresión centrada en nosotros mismos y en la autocompasión, y quedamos incapacitados para ver, y mucho menos para que nos importe, la necesidad de otras personas. También puede que nos volvamos hipócritas para cubrir nuestra culpa, y destruyamos toda sinceridad en las relaciones, o que empecemos a hablar de las faltas de otros para minimizar la culpa de la nuestras.

Lo mismo sucede con el temor. Si sentimos temor, tenemos tendencia a no acercarnos al extraño que viene a la iglesia y que puede necesitar una palabra de bienvenida y ánimo. O puede que rechacemos en nuestra vida las misiones fronterizas, porque suena demasiado peligroso. También es posible que gastemos demasiado dinero en seguros o que seamos engullidos por todo tipo de pequeñas fobias que nos hacen preocuparnos por nosotros mismos y nos cieguen a las necesidades de los demás.

Si somos codiciosos, gastaremos el dinero en comodidades. Un dinero que debería dedicarse a la expansión del Evangelio. No emprendemos nada que sea arriesgado, no vaya a ser que nuestras preciosas posesiones y nuestro futuro financiero se vaya a arriesgar. Nos centramos en las cosas en lugar de en las personas, o vemos a las personas como recursos para nuestra ventaja material.

La fe en la gracia venidera produce amor, empujando la culpa, el miedo y la codicia fuera del corazón.

Expulsa nuestra culpa porque se sostiene con firmeza de la esperanza en que la muerte de Cristo es suficiente para asegurarnos la absolución y la justicia ahora y para siempre (Hebreos 10:14).

Expulsa nuestro temor porque toma fuerzas en la promesa de Isaías 41:10 que dice: "No temas, porque yo estoy contigo; . . . siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia"

Expulsa nuestra codicia porque confía en que Cristo es una riqueza mayor de lo que el mundo puede ofrecer (Mateo 13:44).

En cada caso, la gloria de Cristo se magnifica cuando estamos más satisfechos con su gracia venidera de lo que lo estamos con las promesas del pecado.





miércoles, 9 de julio de 2014

Experimentar al Espíritu por la fe Devocional John Piper 11/07

Gálatas 5:25: "Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu"
El Espíritu vino a ti la primera vez cuando creíste en las promesas de Dios que fueron compradas con sangre. Y el Espíritu sigue viniendo y obrando por los mismos medios.

Por tanto Pablo pregunta de forma retórica en Gálatas 3:5: "Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?" . La respuesta es "por el oír con fe".

Por tanto, el Espíritu vino la primera vez, y el Espíritu sigue siendo suministrado a través del canal de la fe. Lo que lleva a cabo en nosotros es a través de la fe.

Si eres como yo, tendrás anhelos fuertes de vez en cuando por la poderosa obra del Espíritu Santo en tu vida. Quizás clamas a Dios por el derramamiento del Espíritu en tu vida o en tu familia, en tu iglesia o en tu ciudad. Cuando clamas así es justo y bueno. Jesús dijo en Lucas 11:13: "¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?".

Pero con frecuencia he encontrado en mi propia vida es el fallo a la hora de abrirme a la medida completa de la obra del Espíritu creyendo en las promesas de Dios. No quiero decir simplemente a la promesa de que el Espíritu vendrá cuando lo pidamos. Me refiero a todas las otras preciosas promesas que no están directamente relacionadas con el Espíritu, sino, quizás con la provisión de Dios para mi futuro, por ejemplo la promesa de Filipenses 4:19: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta"

Esto es lo que falta en la experiencia de tantos cristianos cuando buscan el poder del Espíritu en sus vidas. El Espíritu se nos suministra, como dice Gálatas 3:5, al "oír con fe". No solo con la fe en una o dos promesas acerca del Espíritu mismo, sino acerca de la completa presencia de Dios que todo lo satisface en nuestro futuro.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/we-experience-the-spirit-through-faith

Obras orgullosas frente a fe humilde Devocional John Piper 10/07

Mateo 7:22: "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?"

Considera la diferencia entre un corazón de "fe", y un corazón de "obras".

El corazón de obras obtiene satisfacción cuando recibe una inyección de ego al cumplir algo en sus propias fuerzas. Intentará escalar la cara vertical de una roca, o tomar responsabilidades extra en el trabajo, o arriesgar la vida en una zona de combate, o agonizar a través de un maratón, o realizar un ayuno religioso durante semanas. Todo por la satisfacción de conquistar un reto por la fuerza de su propia voluntad y el aguante de su propio cuerpo.

El corazón orientado a las obras también expresará su amor por la independencia, por la dirección propia y por el logro personal, rebelándose contra la cortesía, la decencia y la moralidad (ver Gálatas 5:19-21). Pero es la misma orientación hacia las obras que se auto determina y se auto exalta  la que se disgusta con el comportamiento tosco y se propone probar su superioridad a través de la autonegación, el valor, y la grandeza personal.

La satisfacción básica de la orientación a las obras en todo esto es el sabor de ser alguien asertivo, autónomo, y si es posible triunfante.

El corazón de fe es radicalmente diferente. Sus deseos no son menos fuertes cuando mira al futuro, pero lo que desea es la satisfacción más plena de experimentar todo lo que Dios es para nosotros en Jesús.

Si las obras quieren la satisfacción de sentir que son ellas mismas las que vencen los obstáculos, la fe gusta de la satisfacción de sentir que Dios vence los obstáculos. Las obras anhelan el gozo de ser glorificadas como capaces, fuertes e inteligentes. La fe anhela el gozo de ver a Dios glorificado por su capacidad, fuerza y sabiduría.

En su forma religiosa, las obras aceptan el desafío de la moralidad, conquistan sus obstáculos a través de grandes esfuerzos, y ofrecen la victoria a Dios como pago por su aprobación y recompensa. La fe también acepta el desafío de la moralidad, pero solamente como una ocasión de convertirse en el instrumento del poder de Dios. Y cuando llega la victoria, la fe se regocija de que toda la gloria y el agradecimiento pertenece a Dios.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/proud-works-vs-humble-faith

martes, 8 de julio de 2014

La depresión: 6 formas en que Jesús luchó contra ella Devocional John Piper 09/07

Mateo 26:37: "Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera"
Hay varias tácticas en la batalla estratégica de Jesús contra el abatimiento.

1) Eligió a algunos amigos cercanos para que estuvieran con Él. Mateo 26:37 dice: "Tomando a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo"

2) Le abrió su alma a ellos. Ya que les dijo en Mateo 26:38 "Mi alma está muy triste, hasta la muerte"

3) Les pidió su intercesión y su compañía en la batalla. Mateo 26:38 de nuevo "Quedaos aquí, y velad conmigo"

4) Derramó su corazón en oración a su Padre. Mateo 26:39 "Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa"

5) Hizo reposar su alma en la soberana sabiduría de Dios. Mateo 26:39 "pero no sea como yo quiero, sino como tú".

6) Fijó sus ojos en la gloriosa gracia venidera que lo esperaba al otro lado de la cruz. Hebreos 12:2 "Por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios"

Cuando sobre tu vida caiga alguna cosa que parezca amenazar tu futuro, recuerda esto: Las primeras ondas expansivas de esa bomba no son pecado. El peligro real es cuando cedes a ellas, cuando abandonas, cuando no luchas espiritualmente. La raíz de la rendición es la incredulidad, es fallar en la lucha por tener fe en la gracia venidera. Es un fallo en apreciar todo lo que Dios promete ser para nosotros en Jesús.

Jesús nos muestra otro camino, que no es pasivo ni exento de dolor. Sigue a Jesús. Busca amigos espirituales en los que confíes. Abre tu alma a ellos. Pídeles que vigilen y oren contigo. Derrama tu alma al Padre. Descansa en la soberana sabiduría de Dios, y fija tus ojos en el gozo puesto delante de ti en las preciosas y maravillosas promesas de Dios.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/6-ways-jesus-fought-depression

lunes, 7 de julio de 2014

A la fe salvadora le encanta el perdón Devocional John Piper 08/07

Efesios 4:32: "Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo"
La fe salvadora no es simplemente creer que eres perdonado. La fe salvadora mira hacia el horror del pecado, y luego mira hacia la santidad de Dios, y comprende espiritualmente que el perdón de Dios es tan glorioso que no se puede expresar con palabras.

La fe en el perdón de Dios no significa simplemente que estoy convencido de haberme librado de la muerte. Significa saborear la verdad de que un Dios perdonador es la realidad más preciosa del universo. La fe Salvadora disfruta de ser perdonado por Dios, y desde ese punto se eleva a disfrutar del Dios que perdona, a disfrutar de todo lo que ese Dios es para nosotros en Jesús.

Ese gran acto de perdón está en el pasado, en la cruz de Cristo. Al mirar hacia atrás, aprendemos de la gracia sobre la que siempre nos sostendremos (Romanos 5:2). Aprendemos que ahora somos, y siempre seremos, amados y aceptados. Aprendemos que el Dios viviente es un Dios perdonador.

Pero la gran experiencia de ser perdonados tiene un fuerte componente futuro. El compañerismo con el gran Dios que perdona está todo en el futuro. La libertad para perdonar que fluye de todo esta relación satisfactoria con el Dios perdonador, está en el futuro.

He aprendido que es posible continuar guardando rencor si tu fe simplemente significa que has mirado hacia atrás a la cruz, y has llegado a la conclusión de que te has librado de la muerte. Pero me he visto forzado a profundizar en lo que significa la verdadera fe. Y es estar satisfecho con todo lo que Dios es para nosotros en Jesús. Esta fe mira hacia atrás, no simplemente para descubrir que te has librado, sino para ver y saborear al tipo de Dios que nos ofrece un futuro de mañanas de reconciliación sin fin, en compañía con Él.



domingo, 6 de julio de 2014

Cuando otro cristiano te hiere Devocional John Piper 07/07

Romanos 8:1: "Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús"
¿Cuál es nuestra base para no guardar rencor contra los hermanos y hermanas cristianos que se arrepienten?

Nuestra indignación moral ante una terrible ofensa no se evapora simplemente porque el que nos haya ofendido sea Cristiano. De hecho, puede que incluso nos sintamos más traicionados, y un simple "lo siento" a menudo parecerá completamente desproporcionado comparado con el dolor y la fealdad de la ofensa.

Pero, en este caso, estamos tratando con compañeros cristianos, y la promesa de la ira de Dios no se aplica porque, según Romanos 8:1 "ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús", y 1 Tesalonicenses 5:9 "Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo".

¿Dónde acudimos para asegurarnos de que se hará justicia, para asegurarnos de que el cristianismo no es una burla a la seriedad del pecado?

La respuesta es que miramos a la cruz de Cristo. Todas las faltas que se han cometido contra nosotros por otros creyentes fueron vengadas en la muerte de Jesús. Esto es lo que implica el simple pero asombroso hecho de que todos los pecados del pueblo de Dios fueron puestos sobre Jesús (como dice en Isaías 53:6; 1 Corintios 15:3, etc).

El sufrimiento de Cristo fue la recompensa de Dios por cada herida que hayas recibido de algún compañero cristiano. Por tanto, el cristianismo no considera el pecado como algo ligero. No añade insulto a nuestra herida.

Por el contrario, el cristianismo se toma el pecado cometido contra nosotros tan en serio que, para enderezarlo, Dios entregó a su propio Hijo para sufrir mucho más de lo que podríamos hacer sufrir a cualquiera por lo que nos ha hizo a nosotros.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/when-another-christian-hurts-you

Cómo venció Cristo la amargura Devocional John Piper 06/07

1 Pedro 2:23: " cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente"

Contra nadie se pecó más gravemente que contra Jesús. Cada pizca de odio contra Él era totalmente inmerecida.

Nadie que haya vivido jamás era más digno de honra que Jesús, y nadie fue más deshonrado que Él.

Si hubiera alguien con derecho a ser iracundo, amargado y vengativo, ese era Jesús. ¿Cómo se controló cuando esos sivergüenzas, cuyas mismas vidas eran sustentadas por Él, le escupían en la cara? 1 Pedro 2:23 da la respuesta.

Lo que este versículo significa es que Jesús tenía fe en la gracia venidera del justo juicio de Dios. No tenía necesidad de vengarse Él mismo por todas las indignidades que sufría, porque confió su causa a Dios. Dejó la venganza en manos de Dios y oró por el arrepentimiento de sus enemigos (Como vemos en Lucas 23:34).

Pedro nos da una idea de la fe de Jesús para que aprendamos como vivir de esa forma nosotros mismos. Pedro dijo en 1 Pedro 2:21: "Para esto fuisteis llamados [a soportar con paciencia el ser tratados mal]; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas".

Si Cristo venció la amargura y la venganza mediante la fe en la gracia venidera, ¿Cuánto más deberíamos nosotros, ya que tenemos menos derecho que Él a murmurar por ser tratados mal?

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-christ-conquered-bitterness

viernes, 4 de julio de 2014

Dale a Dios tu venganza Devocional John Piper 05/07

Romanos 12:19: "No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor"
¿Por qué es esta promesa tan importante a la hora de vencer nuestra inclinación hacia la amargura y la venganza? La razón es que esta promesa da respuesta a uno de los impulsos más poderosos que motivan la ira, un impulso que no es completamente malo.

Puedo ilustrar esto con una experiencia que tuve cuando estaba en el seminario. Estaba en un grupo pequeño para parejas que empezaban a relacionarse a un nivel personal y bastante profundo. Una tarde, estábamos hablando de el perdón y la ira, y una de las jóvenes esposas dijo que no podía ni quería perdonar a su madre por algo que le había hecho cuando era niña.

Hablamos acerca de los mandamientos bíblicos y las advertencias con respecto a tener un espíritu de falta de perdón.

Efesios 4:32 :"Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo"

Mateo 6:15: "Si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas"

Pero la joven no cedía. Le advertí que su alma misma estaba en peligro si continuaba en esa actitud de amargura y falta de perdón. Pero se mantuvo firme, diciendo que no perdonaría a su madre.

La gracia del juicio de Dios es una promesa que se nos hace en Romanos 12 como medio para ayudarnos a vencer el espíritu de venganza y amargura.

El argumento de Pablo es que no debemos tomar venganza, porque la venganza pertenece al Señor. Y para motivarnos a abandonar nuestros deseos de venganza, nos da una promesa (que sabemos que es una promesa de gracia venidera) "yo pagaré, dice el Señor".

La promesa que nos libera de un espíritu no perdonador, amargado y vengativo, es la promesa de que Dios ajustará las cuentas. Lo hará más justa y completamente de lo que nosotros podríamos hacerlo jamás. Por eso es que podemos dar un paso atrás y dar lugar a Dios para que obre.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/give-god-your-revenge


jueves, 3 de julio de 2014

¿Cuándo estaré satisfecho? Devocional John Piper 04/07

Juan 17:26:"Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos"
Imagina ser capaz de disfrutar lo más bueno con una energía y pasión sin límites y para siempre.

Eso no es lo que nosotros experimentamos. Hay tres cosas que se interponen en el camino a nuestra satisfacción completa en este mundo.

1) No hay nada que tenga un valor personal lo suficientemente grande como para satisfacer los anhelos más profundos de nuestros corazones.

2) Nos faltan fuerzas para  saborear  los mejores tesoros hasta su valor máximo.

3) Nuestras alegrías aquí tienen un final. Nada dura para siempre.

Pero si el objetivo de Jesús en Juan 17:26 se hace realidad, todo esto cambiará.

Si el agrado de Dios en su Hijo se convierte en nuestro agrado, entonces el objetivo de nuestro agrado, que es Jesús, tendrá un valor personal inagotable. Nunca se hará aburrido, decepcionante o frustrante para nosotros. No se puede concebir un tesoro mayor que el Hijo de Dios.

Además, nuestra capacidad para saborear este tesoro inextinguible, no estará limitada por la debilidad humana. Disfrutaremos del Hijo de Dios con el mismo disfrute de su Padre.

El deleite que tiene Dios en su hijo estará en nosotros y será nuestro. Y esto nunca terminará, ya que ni el Padre ni el Hijo tienen final. El amor que se tienen el uno al otro será nuestro mismo amor por ellos, y por tanto ese amor nunca morirá.

Traducido de http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/when-will-i-be-satisfied

miércoles, 2 de julio de 2014

Buenas noticias: Dios es feliz Devocional John Piper 03/07

1 Timoteo 1:11: "según el glorioso evangelio del Dios bendito..."

Esta frase de 1 Timoteo es hermosa, y está enterrada entre la superficie quizás demasiado familiar de otras palabras Bíblicas. Pero después de extraerla, suena algo así como: "las buenas noticias de la gloria del Dios feliz".

Gran parte de la gloria de Dios es su felicidad.

Para el apóstol Pablo era inconcebible que Dios pudiese ser glorioso a la vez que negaba su gozo infinito. Para ser infinitamente glorioso, hay que ser infinitamente feliz. Pablo utilizó la frase: "la gloria del Dios feliz" porque para Dios, ser feliz como lo es, es algo glorioso.

La gloria de Dios consiste en gran medida en el hecho de que es feliz más allá de todo lo que podemos imaginar. Como dijo Johnathan Edwards, el gran predicador del siglo XVIII: "Parte de la plenitud de Dios que Él comunica es su felicidad. Su felicidad consiste en disfrutar y regocijarse en Él mismo, y en eso también consiste la de sus criaturas".

Y este es el Evangelio: "el glorioso evangelio del Dios feliz". Que Dios es gloriosamente feliz es una buena noticia. Nadie querría pasar la eternidad con un Dios infeliz.

Si Dios no es feliz, entonces el objetivo del Evangelio no es un objetivo de felicidad, y eso significaría que no sería un evangelio en absoluto. Pero Jesús nos invita a pasar la eternidad con un Dios feliz cuando dice en Mateo 25:23: "entra en el gozo de tu Señor".

Jesús vivió y murió para que su gozo (que es el gozo de Dios) pueda estar en nosotros y que nuestro gozo sea completo (Juan 15:11, Juan 17:13). Por eso el evangelio es "el glorioso Evangelio del Dios bendito", del Dios feliz.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/good-news-god-is-happy

martes, 1 de julio de 2014

¿Cómo de bien conoces a Dios? Devocional John Piper 02/07

Job 36:26: "He aquí, Dios es grande, y nosotros no le conocemos, Ni se puede seguir la huella de sus años"
Es imposible conocer a Dios demasiado bien

Dios es la persona más importante que existe. Y lo es porque Él creó a todas las otras personas, y por tanto toda la importancia que tienen se la deben a Dios.

Cualquier fuerza, inteligencia, habilidad o belleza que tengan otras personas, se la deben a Dios. En cualquier escala de excelencia, Él es infinitamente más grande que la mejor persona que conozcas o de la cual hayas oído hablar.

Al ser infinito, Dios no puede dejar de ser interesante. Es imposible, por tanto, que Dios sea aburrido. Su continua demostración de acciones inteligentes e interesantes es volcánica.

Al ser la fuente de todo placer bueno, Dios mismo de un placer completo y final. Y si no es así como lo experimentamos, es que estamos muertos o dormidos.

Al ser Dios tan interesante, es asombroso el poco esfuerzo que pone la gente en conocerle.

Es como si el Presidente de Estados Unidos viniese a vivir contigo durante un mes, y tú solamente le dijeses hola de vez en cuando al pasar por su lado. O como si te llevasen a un vuelo a la velocidad de dos horas de duración alrededor del sol y el sistema solar, y en lugar de mirar por la ventana, te pusieses a jugar a un videojuego. O como si te invitasen a ver a los mejores actores, cantantes, atletas, inventores y estudiosos haciendo lo mejor que saben hacer, pero declinases la invitación para ir a ver el final de una serie de televisión.

Oremos para que nuestro Dios infinito y grande abra nuestros ojos y nuestros corazones para verle, para buscarle, y para conocerle más.

Traducido de: http://solidjoys.desiringgod.org/en/devotionals/how-well-do-you-know-god